Skip to content
Nueva Ley de Pandillas de El Salvador genera temores de censura

Los medios de comunicación salvadoreños han estado documentando de cerca a los miles que han sido arrestados desde la semana pasada, cuando entró en vigencia el estado de emergencia. Los centros de detención en la capital, San Salvador, están tan llenos que los detenidos son enviados a cárceles en áreas rurales.

Si bien el gobierno ha afirmado que las 6.000 personas arrestadas desde la semana pasada son todos miembros de pandillas, está surgiendo evidencia de que civiles inocentes están siendo detenidos mientras caminan por su vecindario, arrancados de sus hijos, amigos o familiares y amontonados en autobuses antes de que puedan son conducidos a las cárceles de todo el país. El martes, un periodista vio cómo detenían a un niño con autismo y su madre se desplomaba en la calle, llorando de dolor.

Los medios de comunicación se han enfrentado a críticas fulminantes por parte de funcionarios del gobierno, incluidas acusaciones de que simpatizan con las pandillas. Un medio de comunicación local, El Faro, fue el primero en dar la noticia del pacto del gobierno con las pandillas, y después de que se publicó ese artículo, se descargó spyware en los teléfonos de la mayoría de los reporteros de El Faro.

Los observadores han expresado su preocupación por la independencia del sistema judicial de El Salvador durante el estado de emergencia. La semana pasada, Bukele recurrió a Twitter para ordenar la investigación de un juez luego de que el juez liberara a varios pandilleros. Horas después, medios de comunicación locales informaron que el juez había sido trasladado a una zona remota del interior del país, presuntamente como castigo.

Bajo el estado de emergencia, se prohibió la libertad de reunión y se suspendió el derecho a la defensa legal patrocinada por el estado en caso de detención. Dado que las detenciones se desarrollan en los barrios más pobres del país, el cambio afecta mayoritariamente a los detenidos residentes en esas zonas.

El Sr. Bukele se ha burlado de la comunidad internacional y de los grupos de derechos humanos que han expresado su preocupación por los arrestos.

“Si quieren tanto a los pandilleros, vengan a buscarlos, se los damos dos por uno”, tuiteó recientemente el presidente.

grb8