Skip to content
Nuevo vertido de aguas contaminadas al Mar Menor
  • Fuertes lluvias provocan nuevo vertido al Mar Menor de agua contaminada por residuos mineros en el solar de la antigua Balsa Jenny

LAS LLUVIAS torrenciales recientes, registradas como el mayor descenso en décadas, han provocado un nuevo vertido de aguas al Mar Menor contaminadas por residuos mineros en el solar de la antigua Balsa Jenny, propiedad de la Comunidad Autónoma y situada en la localidad de Llano del Beal, en Cartagena.

La Plataforma de Afectados por Metales Pesados ​​de la Sierra Minera de Cartagena y La Unión difundió un video y fotografías de la zona.

“Exigimos al Gobierno regional de Fernando López Miras que adopte urgentemente medidas para sellar y restaurar la parcela y proteger de una vez por todas la salud de los vecinos y el medio ambiente”, dijo un portavoz.

También solicitaron la intervención inmediata de la Fiscalía, alegando el riesgo para los menores.

La Plataforma estudia comparecer como acusación particular, en la causa por presunto delito contra el medio ambiente, abierta en el Juzgado de Instrucción 4 de Cartagena.

Este investiga la situación de este sitio y del cercano vertedero de desechos peligrosos Los Blancos, al cual se transfirió un presunto millón de toneladas de desechos de Jenny, durante 2003-05, debido al riesgo de colapso.

La agrupación vecinal, cuyo vocero es Juan Ortuño, dijo: “El arrastre de la leche de luna, el lixiviado contiene una mezcla tóxica de hidróxido de aluminio, cadmio y zinc”.

También se alega que la escorrentía desemboca en el bulevar de Ponce, que desemboca en el Mar Menor.

Un informe solicitado por el Ministerio de Medio Ambiente, que dirige Antonio Luengo, constató en 2019 altos niveles de contaminación por plomo y zinc en el subsuelo y también en la capa superficial, que en teoría debería asegurar la impermeabilización. Se informó que también encontró un riesgo de dispersión de partículas contaminantes al medio ambiente, debido a las lluvias.

Ortuño recordó que la finca ha sido objeto de varios cierres y obras de remediación ambiental, con un costo millonario, pero el problema continúa.

Cuando los residuos se secan, forman costras y la dispersión del polvo tóxico que contienen llega a los municipios de Llano del Beal y Estrecho de San Ginés.

Fuentes del Ministerio del Medio Ambiente señalaron: “Se está trabajando y se está avanzando internamente”.

Se han tomado muestras del agua.



theleader En