Skip to content
Opinión |  Amazon luchó contra los trabajadores que intentaban sindicalizarse y fracasó

Lo que hace que esto sea aún más notable es la medida en que el Sindicato de Trabajadores de Amazon no tenía vínculos formales con (o asistencia de) sindicatos más establecidos. Este fue el triunfo de abajo hacia arriba de una organización independiente, algo muy raro en la historia laboral estadounidense, especialmente a la luz del tamaño del taller en cuestión, con sus miles y miles de trabajadores organizados en cobertura 24/7.

Ya ha habido una gran cantidad de comentarios e informes sobre el significado de esta victoria para los trabajadores organizados, sobre las perspectivas de sindicalizar otros almacenes de Amazon y sobre los detalles del esfuerzo de organización en sí. A estos, me gustaría agregar algunas observaciones sobre los factores estructurales que ayudaron a hacer posible esta victoria.

Para empezar, está la economía. Incluso con el aumento de la inflación, esta es la economía más sólida que hemos tenido para los trabajadores en al menos una generación. En general, en 2021, Estados Unidos agregó más de 6,4 millones de puestos de trabajo a su economía, un máximo histórico. A principios de este año, el mercado laboral de la nación estaba en camino de recuperarse de la pandemia tres veces más rápido que de la Gran Recesión una década antes. Y lo sigue siendo: Estados Unidos agregó 431 000 puestos de trabajo en marzo y 95 000 más de los reconocidos anteriormente en los meses de enero y febrero, los cuales también registraron un crecimiento récord de puestos de trabajo. El desempleo ha caído por debajo del 4 por ciento, el más bajo desde el auge económico de la década de 1990, y los salarios están creciendo este año a una tasa anual de más del 5 por ciento.

Los empleadores pueden seguir adelante y amenazar con despedir a los trabajadores que intenten sindicalizarse, incluso si estas amenazas son ilegales, pero el ajustado mercado laboral ofrece a esos trabajadores otras opciones, lo que hace que la amenaza sea menos potente de lo que podría haber sido cuando la economía era más débil y los trabajos eran escasos. Por otro lado, un mercado laboral al rojo vivo significa que los empleadores que quieren despedir empleados se ven paralizados por el hecho de que es posible que no puedan reemplazarlos con nuevos trabajadores. Esto, por sí solo, les da a los trabajadores una influencia donde antes podían haber poseído muy poco.

El apalancamiento adicional, en particular para los trabajadores de Amazon, proviene de la naturaleza de la propia empresa. En teoría, Amazon podría simplemente cerrar un almacén que votó a favor de sindicalizarse, de la misma manera que una empresa textil del siglo XX podría haber cerrado una fábrica o mudarla en lugar de enfrentarse a una fuerza laboral organizada. Pero el valor del negocio de envíos de Amazon se basa en su capacidad para entregar paquetes lo más rápido posible, lo que significa que los productos deben estar lo más cerca posible físicamente de los clientes. Lo mismo que hace de Amazon lo que es, su presencia omnipresente en todo el paisaje estadounidense, también lo hace vulnerable para aquellos trabajadores que pueden organizarse por sí mismos.

grb8