Skip to content
Paolo Gentiloni: «No temo una dictadura de derecha en Italia, la democracia es fuerte»

Para esta entrevista en el Berlaymont, sede de la Comisión Europea en Bruselas, Caroline de Camaret recibe al comisario encargado de Economía, expresidente del Consejo italiano, bajo la etiqueta del Partido Demócrata, Paolo Gentiloni.

A nivel europeo, su pronóstico económico es pesimista. Según él, hay un buen crecimiento a finales de verano, pero «es posible que llegue una recesión a Europa a finales de año, a partir del último trimestre: depende mucho de la energía». El hombre que fue ministro de Relaciones Exteriores de Italia en 2014, cuando se invadió Crimea, cree que los 27 están increíblemente unidos en cuanto a las sanciones esta vez, y rápido: «el octavo paquete de sanciones afecta a más de 100 personas y entidades rusas, restringe aún más el comercio, en particular el acero, y pone un tope al precio del petróleo ruso, de acuerdo con el G7.Llegaremos a un tope al precio del gas, al menos para los rusos.Es más complicado para el gas natural licuado, noruego y argelino, por lo que se necesitan otros mecanismos.

Sobre el tema del Reino Unido y la caída de la libra, luego de la decisión de la Primera Ministra, Liz Truss, de eximir a los empresarios de ciertos impuestos, el Comisario Gentiloni entrega su análisis: «debemos entender la lección de los mercados, ellos pueden reaccionar rápidamente debido a decisiones tomadas en la dirección equivocada. La situación ha cambiado en cuatro días en el Reino Unido. Esta es una lección para todos los europeos. Hay que ser cuidadoso y serio».

“Intentaré tener una actitud europea hacia mi país”

Sobre la elección del gobierno de posguerra más derechista de Italia, quiere pensar que será parte de una continuidad europea: «Italia es un sistema democrático fuerte con pesos y contrapesos del parlamento, el presidente (… ) No tengo miedo de que se afiance una dictadura de derecha, pero juzgaremos sobre los hechos, no sobre los discursos, sobre la actitud frente a Europa y el plan de recuperación». Se ha negociado un sobre que todavía contiene 140.000 millones de euros para Italia, acompañado de objetivos. El comisario menciona el artículo 21 de los Tratados: “ante circunstancias objetivas modificadas, los países pueden cambiar algunos puntos. Y en efecto, se puede argumentar de la inflación de componentes industriales que no se encuentran, pero no vamos a cambiar los textos firmado por el todo con un nuevo gobierno».

Respecto a la situación económica de Italia, si bien el Gobierno de Draghi ha conseguido rebajar la deuda y limitar el déficit, con un crecimiento económico que no es negativo, afirma que “esta línea de responsabilidad debe continuar. La coalición de derecha que ganó las elecciones ha dicho que quiere seguir por este camino».

Finalmente, sobre su papel como comisario, ante un gobierno italiano que podría socavar las libertades de su país y, por tanto, los valores europeos, Paolo Gentiloni confiesa: «Sé que no será fácil, pero intentaré tener, para mi país, una Actitud europea. Como comisario, he jurado defender los intereses de la Unión Europea, sus valores y el Estado de derecho. Por supuesto, amo a mi país, pero soy un comisario europeo».

Programa elaborado por Isabelle Romero, Sophie Samaille y Perrine Desplats