Skip to content

El gobierno peruano ordenó el lunes un toque de queda de un día en Lima en medio de una huelga de transportistas y manifestaciones violentas en protesta por el aumento del costo de los combustibles en el país sudamericano.

El presidente Pedro Castillo dijo que el gabinete aprobó la decisión de prohibir a las personas salir de sus hogares desde la mañana del martes hasta la medianoche en la capital Lima y el vecino Callao.

Declaró la medida en un discurso televisado poco antes del lunes a la medianoche.

El presidente dijo que las restricciones del gobierno eran “para proteger los derechos fundamentales de todas las personas”, pero no afectaría los servicios esenciales.

(…)