Skip to content
Presidente brasileño Lula rinde homenaje al ataúd de Pelé

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, viajó en la mañana de este martes a la ciudad de Santos para presentar sus últimos respetos al legendario futbolista Pelé, quien falleció este jueves a los 82 años. El Jefe de Estado asistió luego a una breve ceremonia religiosa antes de la salida de un cortejo fúnebre por las calles de la ciudad, luego del entierro.

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, rindió su último homenaje a Pelé el martes 3 de enero, rezando frente al féretro del legendario futbolista, en el estadio del Santos, que ha visto a decenas de miles de aficionados acudir desde el inicio del funeral. despierto el lunes.

Lula, quien asumió el domingo en Brasilia, llegó a Santos en helicóptero y ofreció sus condolencias a la viuda de Pelé que llegó bajo el dosel donde está expuesto el féretro, en el estadio donde el «Rey» brilló con la camiseta del Santos FC.

>> «Pelé es eterno»: miles de brasileños se reunieron en Santos para velar por el «rey»

El jefe de Estado asistió luego a una breve ceremonia religiosa frente a los restos de Pelé antes de la salida de un cortejo fúnebre en las calles de Santos, un importante puerto del estado de Sao Paulo, luego del entierro.

Según periodistas de la AFP presentes en el lugar, el desfile de hinchas continuó ininterrumpidamente durante todo el día lunes y luego toda la noche. Según TV Globo, unas 150.000 personas acudieron a rendir homenaje al tricampeón del mundo.

cortejo fúnebre

«Hay mucha, mucha gente. Es magnífico, se lo merece», dijo a la AFP Katia Cruz, de 58 años, hincha retirada del Santos FC, que permaneció en el estadio hasta la 01:30 horas. Pero su marido, «inconsolable», prefirió quedarse en casa.

Después de esperar en su mayoría en largas colas, los admiradores de Pelé de todo Brasil se dirigieron lenta y tranquilamente al gran dosel desde el lunes por la mañana.

>> Para leer: Brasil rinde homenaje al rey del fútbol Pelé

Al término de este velatorio, que habrá durado 24 horas, el cortejo fúnebre deberá atravesar Santos a partir de las 10 horas (13 horas GMT) y pasará en particular frente a la casa de la madre de Pelé, Celeste Arantes. De 100 años pero con deterioro cognitivo, desconoce la muerte de su hijo.

Los restos de Pelé serán luego llevados a su última morada, un mausoleo especialmente erigido en un cementerio, para una ceremonia de rito católico en estricta intimidad familiar.

Con AFP