Skip to content
Presidente de Perú levanta toque de queda que paraliza capital para frenar protestas

LIMA, Perú — Las manifestaciones continuaron el martes por la noche en Perú después de que el presidente Pedro Castillo levantara un decreto de emergencia sin precedentes que había suspendido las libertades civiles en la capital, Lima, mientras su gobierno, cada vez más aislado, luchaba por sofocar una serie de protestas violentas por el aumento de combustible, fertilizantes y costos de alimentos que barrieron el país en los últimos días.

El presidente había anunciado el toque de queda poco antes de la medianoche del lunes, en un mensaje televisado que tomó por sorpresa a los residentes en la capital de casi 10 millones de personas y desató las críticas de muchos sectores de la sociedad peruana. Al emitir las restricciones, citó los disturbios recientes y exigió que los residentes de Lima y la ciudad portuaria vecina de Callao permanecieran dentro de sus hogares durante aproximadamente 24 horas.

Tuvo que dar marcha atrás el martes cuando los manifestantes que vestían las camisetas rojiblancas de la selección nacional de fútbol y ondeaban banderas peruanas desafiaron la orden de exigir su renuncia en el centro de Lima, mientras Castillo conversaba con los legisladores. Los manifestantes celebraron fuera del Congreso después de que el descontento generalizado llevó a Castillo a reconsiderar.

“Perú no está pasando por un buen momento”, dijo Castillo después de anunciar que levantaría el toque de queda. Agregó que su gobierno tenía que actuar para solucionar los problemas y dijo: “Vamos a la oficina presidencial a firmar y dejar sin efecto esta medida de inamovilidad”.

Pero los enfrentamientos entre los manifestantes y la policía continuaron mientras caía el atardecer, con oficiales disparando gases lacrimógenos y la gente arrojándoles piedras. El número de manifestantes disminuyó a medida que caía la noche, pero la televisión local informó que algunos incendiaron y destrozaron las oficinas del poder judicial, la fiscalía y la junta electoral.

La orden entró en vigencia apenas dos horas después del anuncio televisado de Castillo, lo que conmocionó a un país donde muchos han perdido la confianza en el gobierno luego de escándalos de corrupción consecutivos, disputas políticas y disturbios en los últimos años, que han obligado a salir a tres presidentes y llevaron a ex líderes y políticos a prisión.

La medida había sido denunciada de inmediato por abogados de derechos humanos, activistas y críticos como desproporcionada y autoritaria, y los analistas dijeron que revelaba una paranoia creciente en la administración de Castillo, ya que ha gobernado de manera errática y ha perdido el apoyo de todo el espectro político en sus primeros ocho meses. en la oficina.

Eduardo Dargent, un politólogo en Lima, lo llamó “una medida defensiva de un gobierno débil, un gobierno torpe que se debilita cada día”.

La oficina del defensor del pueblo, una agencia estatal que aboga por los derechos humanos, y representantes de diferentes partidos políticos, así como grupos de derechos humanos y asociaciones empresariales, habían pedido al Sr. Castillo que revocara la medida. El martes por la tarde, al menos cientos de manifestantes desafiaron la orden de cierre y se reunieron en el centro para protestar y pedir la renuncia de Castillo.

Las manifestaciones contra el aumento de los precios del combustible y los fertilizantes, causadas inicialmente por la invasión rusa de Ucrania, entraron en su segunda semana el lunes y se habían convertido en protestas antigubernamentales en toda regla en varias regiones, con al menos cuatro muertes vinculadas a los disturbios.

Si bien la mayor parte de la violencia en los últimos días tuvo lugar fuera de la capital, un ministro del gabinete de Castillo dijo el martes que la decisión de imponer un toque de queda en Lima se basó en información de un legislador de extrema derecha, Jorge Montoya, un ex oficial de la marina que hace apenas una semana apoyó un segundo intento fallido de destitución del presidente.

Montoya dijo a los periodistas el martes que estaba al tanto de inteligencia que indicaba que la gente planeaba “bajar de los cerros” para saquear Lima, haciéndose eco de una teoría de conspiración en la capital que juega con tropos racistas sobre los peruanos de los Andes.

Los vecinos de la capital golpearon ollas y sartenes para protestar por la medida el mediodía del martes. Las calles de la capital estuvieron en su mayoría vacías durante el día, según imágenes difundidas por estaciones de noticias locales, ya que el transporte público estaba cerrado, las escuelas estaban cerradas y la policía había establecido puestos de control para restringir el tránsito.

Juan López, de 27 años, portero en Lima, no se enteró del toque de queda hasta el martes por la mañana. “Todo estaba desolado”, dijo.

“Prometió mucho pero no ha hecho nada”, dijo López, refiriéndose a Castillo. El estado de emergencia parecía ser una “provocación”, agregó. “La gente se va a levantar”.

Castillo, un agricultor y ex sindicalista que durante más de dos meses lideró una huelga de maestros que cerró escuelas en 2017, anunció el decreto en vísperas del 30 aniversario del “autogolpe” de Alberto Fujimori, cuando el ex hombre fuerte ordenó los militares para tomar el control del Congreso y los tribunales, marcando el comienzo de su gobierno autoritario.

Al igual que Fujimori, Castillo fue elegido democráticamente sobre una plataforma populista, impulsado por un sentimiento antisistema tras años de crisis económica y política. Venció por poco a la hija de Fujimori, quien había llegado a encarnar la élite política, en las elecciones del año pasado.

En sus primeros ocho meses en el cargo, Castillo ha gastado capital político y ha hundido su índice de aprobación a medida que ha zigzagueado de izquierda a derecha, tropezando de escándalo en escándalo y haciendo una serie de nombramientos controvertidos, sin proponer ninguna reforma significativa. .

Hasta ahora ha sobrevivido a dos intentos de juicio político y enfrenta crecientes acusaciones de corrupción que, según los analistas, casi seguramente lo llevarán a ser investigado formalmente por actividad delictiva una vez que finalice su mandato y su inmunidad presidencial.

“A medida que continúa este tipo de incompetencia e ineficacia, crece la tentación autoritaria, y creo que de ahí viene esto”, dijo Jo-Marie Burt, profesora de estudios latinoamericanos en la Universidad George Mason. El profesor Burt vivió en Lima durante el sangriento conflicto interno del país en la década de 1980, cuando los toques de queda nocturnos eran rutinarios mientras el gobierno reprimía las insurgencias de izquierda.

Incluso durante los peores períodos de violencia, Perú no impuso un toque de queda de 24 horas, dijo.

Después de ignorar las protestas durante varios días, Castillo acusó a sus líderes de recibir pagos para provocar disturbios, lo que enfureció a los manifestantes. Su primer ministro le dijo a la gente que comiera pescado si ya no podía pagar el pollo, a pesar de que el pescado es más caro, y su ministro de defensa pareció minimizar las cuatro muertes relacionadas con las protestas.

grb8