Skip to content
Sainz tropieza con una piedra

Carlos Sainz, durante la tercera etapa del Dakar. / Hamad I Mohamed (Reuters)

Dakar

Los primeros problemas serios para el Matador llegaron en una dura tercera etapa, cuando tuvo que parar casi media hora por una rotura

Llevaba tres días esquivando los problemas, pero el Dakar tarde o temprano hace pagar las facturas. Carlos Sainz perdió media hora en la tercera etapa del raid, disputada entre Alula y Ha’il, cuando al pasar por una piedra sobre el terreno pedregoso del kilómetro 240 partió el buje de la suspensión trasera izquierda. El madrileño y Lucas Cruz tuvieron que bajarse del coche, ponerse a cambiar la pieza y, con la ayuda de Stéphane Peterhansel que llegó al momento para ejercer de asistente, poder continuar con la mínima pérdida de tiempo posible.

Solo en ese incidente cedió 26 minutos con un Nasser Al-Attiyah que solo tuvo que hacer control de daños, consciente de lo que habían sufrido sus directores competidores en las primeras jornadas. Tanto Loeb como Peterhansel se dejó un mundo el lunes, por lo que este incidente el martes de Sainz le pone de nuevo como el grandísimo favorito. De nuevo, podrá usar su táctica conservadora de no atacar para intentar que su Hilux sufra los mínimos defectos posibles.

Fue una etapa dura esta tercera, que comenzó con barro en el campamento y una incómoda lluvia al inicio del día. Estas condiciones afectaron de manera notable a los competidores, que sufrieron en la zona de tierra pero también en la de arena, debido a la dificultad de conducir con el terreno tan resbaladizo. De hecho, la gran cantidad de incidentes dejados sin helicópteros médicos disponibles hacia la recta final de la jornada, en el octavo punto de control del día, por lo que se neutralizó la etapa a la altura del kilómetro 377 y se dio por finalizada con las diferencias a esas alturas.

Al final, visto lo visto, el gran vencedor de la jornada fue Al-Attiyah. Sainz entró a 36 minutos del catarí, que aún así cedió casi 21 con el venedor del día, Guerlain Chicherit. Con este resultado, el campeón vigente se pone primero en la general con 13:20 sobre Yazeed Al-Rahji y 20:45 sobre Peterhansel, que vuelve a meterse en la pelea. El Matador pasa de ser líder a caer a 33:11 de su gran rival por el ‘Touareg’.

Otro favorito, KO en motos

Si para los coches fue una etapa complicada, no lo fue menos para los competidores en motos. Ricky Brabec, otro de los grandes favoritos, se convirtió en el segundo gran abandono de esta edición del Dakar, después de sufrir una caída de aparatosa en el kilómetro 274 de la especial del día, cuando aún no se había neutralizado. El que fuera ganador en 2020 tuvo que ser evacuado en helicóptero, aunque consciente y sin gravedad, pero con fuertes dolores en el cuello que hicieron imprescindible su abandono. Se unió a la lista de bajas ilustres junto a la de Sam Sunderland.

Estos incidentes benefician a Daniel Sanders, empeñado en ser la referencia de esta primera semana. Después de lo sucedido en la primera etapa, se llevó esta tercera autoridad con pese a la entrada de las bonificaciones, una de las grandes novedades de este Dakar. Dos de sus principales rivales, Skyler Howes y sobre todo Mason Klein, las tuvieron a su favor, pero no lo suficiente como para resistir el gran empuje del australiano de GasGas, que pasa a comandar la general con algo más de dos minutos de colchón.

Este año, para evitar que se abra pista sea sinónimo de caer inmediatamente, se ha establecido que en algunas etapas habrá beneficios para quienes lo hagan. Así, se conceden 1,5 segundos/km al primero; 1 segundo/km al segundo y 0,5 seg./km al tercero, de manera que liderar hasta el primer repostaje da un recorte de tiempo total de 6 segundos. Pese a ello, Sanders apretó los dientes y pudo con sus rivales.

Quien tuvo más problemas fue Joan Barreda. Después del golpe que sufrió el lunes y que le produjo una fractura en una falange del dedo gordo del pie izquierdo, el del cambio, no fue a por la victoria de etapa y de hecho terminó entrando a 11 minutos y medio de Sanders, con lo que baja a la quinta plaza de la general a poco mas de 10 minutos. Todavía queda mucho.

La etapa 4 de este miércoles, el bucle de Ha’il, será todo un reto para la navegación con la llegada del desierto puro. Las enormes montañas arenosas propiciarán no pocos problemas a quienes no sepan interpretar bien el libro de ruta, por lo que se prevé que pueda haber aquí una de las grandes primeras cunas de este Dakar para los que aún sigan.