Skip to content
Salvini reacciona a los comentarios de von der Leyen sobre las elecciones italianas – RT en francés

Mientras Italia se prepara para ir a las urnas el 25 de septiembre, Ursula von der Leyen ha hablado de posibles medidas contra Roma “si las cosas van por un rumbo difícil”, irritando a todo el espectro político italiano.

El líder de la Liga, Matteo Salvini, exigió este 23 de septiembre “disculpas o la dimisión” de Ursula von der Leyen quien mencionó “los instrumentos” a disposición de Bruselas para sancionar posibles ataques a los principios democráticos de la UE en caso de victoria de la coalición de derecha en las elecciones legislativas.

“Si las cosas van por un rumbo difícil, hablé de Hungría y Polonia, tenemos instrumentos”, advirtió el presidente de la Comisión Europea en respuesta a una pregunta sobre las elecciones del 25 de septiembre para las que la “coalición de centro-derecha”, como se llama en Italia, es favorito.

«Amigos de todos, ayuda de cámara de nadie», responde el capitan

“Veremos el resultado de las elecciones, también acabamos de tener elecciones en Suecia”, ganó la derecha con el apoyo de los nacionalistas. «Mi enfoque es que, independientemente del gobierno elegido democráticamente, trabajemos juntos», admitió, sin embargo, durante una visita a la Universidad estadounidense de Princeton.

Matteo Salvini reaccionó con fuerza en el proceso: “¿Qué es una amenaza? Arrogancia vergonzosa. ¡Respeta el voto libre, democrático y soberano del pueblo italiano! Amigos de todos, ayudantes de nadie”, escribió en su cuenta de Twitter. “O se disculpa o renuncia”, dijo también al diario. El Corriere della Sera.

Mismo eco con el vicepresidente de Forza Italia, el partido de Silvio Berlusconi que se ha aliado para esta elección con la Liga y Fratelli d’Italia de Giorgia Meloni. Estas declaraciones son una «injerencia» en la campaña, juzgó el expresidente del Parlamento Europeo Antonio Tajani. Una reacción también compartida en el centro-izquierda, por la voz de Matteo Renzi que afirmó que el presidente de la Comisión Europea “no debería meterse en cuestiones italianas”, añadiendo que aunque la “derecha” ganara las elecciones, “la ‘Europa deben respetar los resultados de las elecciones’.

La portavoz de Ursula von der Leyen recordó el 23 de septiembre que la Comisión trabaja “con cualquier gobierno que salga de las elecciones y que esté dispuesto a trabajar con la Comisión Europea”. “Está absolutamente claro que el presidente no intervino en las elecciones italianas. Cuando se refirió a los instrumentos, se refirió específicamente a los procedimientos en curso en otros países de la Unión Europea”, afirmó Eric Mamer.

La Comisión Europea se ha enfrascado en un enfrentamiento con Hungría y Polonia, a los que acusa de infringir el estado de derecho. Bruselas se niega, en particular, a pagarles fondos mientras no hayan implementado las reformas solicitadas.

El partido de Meloni al 25% de las intenciones de voto

Las palabras de Ursula von der Leyen suceden en los medios a las de Bernard Henri-Lévy. El escritor y cineasta francés habló en la televisión italiana el 19 de septiembre, donde declaró que “no siempre se debe respetar a los votantes”.

Este último había denunciado enérgicamente las palabras de Bernard Henri-Lévy en su cuenta Gorjeo : “El servicio público invita a un escritor francés – que una vez defendió al terrorista comunista Cesare Battisti [condamné à la perpétuité pour sa participation aux actions armées des Brigades rouges] – comparar a Italia dirigida por la derecha con los peores regímenes”, reaccionó y agregó: “En otras palabras: si los italianos votan a la FdI ya la Liga, su elección no debe ser respetada.

Estas diversas declaraciones también recuerdan las de elecciones legislativas anteriores en Italia, en particular las del comisario europeo Günther Oettinger, quien declaró en mayo de 2018 que “los mercados enseñarán a los italianos a votar bien”.

Mientras que los italianos acudirán a las urnas el 25 de septiembre, las últimas encuestas dan a Fratelli d’Italia el claro favorito, con un 25,1% de intención de voto, por delante del Partido Demócrata que ha registrado un ligero descenso (20,5%), el 5 Estrellas. Movimiento (14,5%), la Liga (12,5%) y Forza Italia (8%). La abstención se estima en un 33,4%.