Skip to content
Sindicato de Samu registra al menos 27 muertes en diciembre por falla de emergencia – RT en francés

El sindicato Samu-Urgences France registró 27 casos de muerte “inesperada” de pacientes que esperaban en los servicios de emergencia en Francia entre el 1 y el 29 de diciembre. Una cifra que podría ser mucho mayor en la realidad.

Para alertar del fracaso de las urgencias, el sindicato de cuidadores Samu-Urgences France ha publicado desde el 1 de diciembre un recuento de pacientes fallecidos que esperaban en urgencias de forma «inesperada». Al 29 de diciembre, la cifra, que podría estar muy subestimada, alcanzaba al menos 27 muertos, según el gremio. La inscripción se realiza a través de un formulario en línea.

“Cada día nos enfrentamos a estas elecciones insoportables, a estas situaciones insolventes de responsabilidad excesiva por falta de medios y ante un sistema fallido donde dejamos que los trabajadores de emergencia respondan solos donde todos los demás han cerrado la puerta”, can -leemos en su sitio web.

Según Marc Noizet, el presidente del sindicato que habló en el JDD, la mayoría de las víctimas son “pacientes de edad avanzada que llegan a urgencias sin signos de gravedad pero que mueren después de esperar seis, siete u ocho horas”. Según él, la cifra que presenta el gremio podría ser mucho mayor ya que las muertes registradas solo provienen de 16 departamentos, mientras que Francia continental tiene 96.

Todos los días nos enfrentamos a estas elecciones insoportables

El expresidente de Samu-Urgences France no es otro que el actual ministro de Sanidad, François Braun. Bajo su presidencia se puso en marcha en 2018 otra contabilidad, el “Desafío No Bed”, que recoge cada mañana el número de pacientes que han pasado la noche en camilla en urgencias. El 29 de diciembre fueron remitidas 75 personas por este caso.

El sistema sanitario atraviesa un momento muy complicado en un contexto de falta de personal de estructura sumado a una triple epidemia de Covid, bronquiolitis y gripe, con para esta última una “explosión de casos” que, según la ministra de Sanidad, ha saturado los servicios de reanimación.