Skip to content
Teherán rechaza resolución de la ONU sobre investigación internacional — RT en francés

La diplomacia iraní se ha opuesto firmemente a un texto del Consejo de Derechos Humanos que crea una comisión de investigación sobre los hechos de violencia ocurridos durante las manifestaciones que agitaron el país, por considerarlo una violación de su soberanía.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Irán se pronunció en contra de una resolución del Consejo de Derechos Humanos de la ONU que establece una comisión internacional de investigación sobre la represión de las protestas en Irán.

En una nota de prensa publicada el 24 de noviembre, destaca que la República Islámica de Irán se opuso a la reunión especial del organismo de la ONU, de la que «rechaza totalmente» la resolución, votada el mismo día. Este texto presentado por Alemania e Islandia fue adoptado por 25 “sí”, 6 “no” y 16 abstenciones, durante una reunión de emergencia en Ginebra.

Violación de la soberanía nacional

El ministerio iraní asegura que su país “ya ha formado una comisión nacional de investigación compuesta por expertos legales, con la participación de representantes independientes”, y por ello considera “que la formación de cualquier nuevo mecanismo para examinar los incidentes de estos últimos dos meses en Irán es un inútil y representa una violación de la soberanía nacional del país”, lo que lo lleva a no reconocer la misión de la ONU.

Siempre según la diplomacia iraní, “las autoridades alemanas y los gobiernos que se unieron a ellas […] hizo acusaciones falsas y provocativas sobre la violación de los derechos humanos, los derechos de las mujeres y los derechos de los niños en Irán, que Irán ha negado”. Además, Teherán considera que “esta resolución se tomó bajo la presión de ciertos grupos de presión políticos y se basa en información falsa propagada por medios antiiraníes”. «Este es un error estratégico de Alemania y algunos países occidentales y el tiempo demostrará que esta ceguera será perjudicial para sus intereses», agregó el comunicado.

Pakistán y Venezuela denuncian la “creciente politización” del Consejo de Derechos Humanos

Reunidos de urgencia por iniciativa de Alemania e Islandia, los 47 Estados miembros del Consejo de Derechos Humanos decidieron en una votación nombrar un equipo de investigadores para esclarecer las violaciones de los derechos humanos vinculadas a la represión de las manifestaciones que sacuden a Irán desde hace dos meses.

Durante los debates, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Volker Türk, cuya solicitud de visitar Irán ha quedado hasta ahora en papel mojado, pidió a Teherán que «detenga» su «fuerza innecesaria y desproporcionada». Entre los países opuestos a la resolución, Pakistán y Venezuela denunciaron una “politización creciente” del Consejo de Derechos Humanos, criticando su uso por parte de países occidentales para imponer sus puntos de vista e interferir en los asuntos internos de otros países.

La ola de protestas que agita a Irán nació tras la muerte de una joven, Mahsa Amini, tras su detención por parte de la policía moral por infringir el estricto código de vestimenta, que obliga en particular a las mujeres a llevar el velo islámico en público. Las protestas han provocado la muerte de decenas de personas, tanto del lado de los manifestantes como de miembros de las fuerzas de seguridad según las autoridades iraníes.