Jannah Theme License is not validated, Go to the theme options page to validate the license, You need a single license for each domain name.
Deporte

Théo Curin, campeón mundial discapacitado, recuerda su extraordinaria travesía del lago Titicaca a nado

lo esencial
El joven atleta con discapacidad, Théo Curin, publica «Défi Titicaca» con sus socios Malia Metella y Matthieu Witvoet que narra su viaje en las aguas del lago Titicaca entre Bolivia y Perú. Reunión tónica y divertida…

¿Cómo has vivido desde los 6 años cuando la enfermedad se apoderó de tus brazos y piernas?

Salí a la edad de 13 años de mis padres en Nancy para seguir los cursos de estudio deportivo en CREPS (1) en Vichy. Crecí allí cuando era adolescente, luego progresé como joven pero también como atleta. Pasé de dos sesiones de entrenamiento por semana a dos sesiones de entrenamiento por día, así que obviamente solo podía progresar. Esto es lo que pasó desde que a los 15 años fui seleccionado por primera vez en los campeonatos del mundo de Glasgow.

Luego llegaron las medallas…

Sí en 2017 en el Campeonato de Europa, luego al año siguiente dos medallas de subcampeón mundial y una medalla de bronce en el Campeonato del Mundo. Luego dejé de competir porque tenía problemas de clasificación. Fue duro vivir porque cuando haces sacrificios desde los 13 años, pierdes un poco tu adolescencia porque inevitablemente todavía estamos un poco más concentrados que otros adolescentes de nuestra edad. todo esto para nada al final! ». Pero, precisamente, el hecho de haber creado desafíos regulares me permitió mantenerme motivado y no soltarme.

Lea también:
Cruce solidario a nado por el lago Titicaca en Perú: el increíble desafío de Théo Curin con cuatro extremidades amputadas

¿Cómo llegaste a emprender el Reto Titicaca, que consistió en nadar 110 km en las aguas del lago que separa Bolivia de Perú?

Creé mis aventuras, mis propios retos de la noche a la mañana para dejar de depender de una federación deportiva y luchar. Hice mis propias reglas para hacerlo más fácil y significativo. Y eso fue lo que pasó porque, poco a poco, creamos una aventura y cuando nos encontramos en Bolivia de verdad, fue un gran orgullo. Luego está el orgullo de haber hecho la travesía, claro, pero mi mayor orgullo es haber reunido a toda esta gente a mi alrededor.

¿Cómo lograste convencerlos?

Empiezo con una idea sencilla, que tuve yo solo y luego escribí el proyecto que, al final, interesa a unas diez personas como dos entrenadores, un preparador físico, un médico, un psicólogo, el proyecto de dos chefs, un cocinero, ingenieros, mucha gente y ese es mi orgullo. Tuve la suerte de que todos creyeron en mi proyecto. Y aquí también me siento un privilegiado, tengo suerte porque realizo mis sueños y la gente cree en mí. Algunos no tienen tanta suerte.

¿A quién dirige el mensaje voluntarista que es suyo?

Quiero que este mensaje llegue a todos, no solo a las personas con discapacidad, ya sean sanas, discapacitadas, jóvenes, no tan jóvenes o incluso mayores. Solo quiero que la gente se permita el derecho a soñar. Nos puede pasar cualquier cosa en la vida, en cualquier momento, pero cada vez que pienso tenemos esta capacidad de recuperarnos, y es lo mismo para todos.

Lea también:
Théo Curin, nadador discapacitado: «¡En el agua, recuperé mi libertad!»

Aunque la vida sea dura, la clave está en adaptarse para alcanzar la excelencia como tú…

Es cierto que la vida fue dura al principio, pero hoy no tengo dificultad en aceptar lo que pasó. Al contrario, tengo la impresión de que he llorado mi vida antes y que hoy estoy contenta con lo que está pasando y estoy muy feliz, porque conozco gente increíble, hago actividades (modelaje, cine, etc.) que me Nunca hubiera pensado que sería posible algún día, tengo proyectos que no hubiera tenido la audacia de hacer sin esta enfermedad. Entonces no le agradezco a esta enfermedad, no le agradezco a la vida por haber vivido esto pero en realidad esta enfermedad me hizo darme cuenta que hay que aprovechar cada momento, y en cuanto se tiene la oportunidad hay que aprovecharla, ¡eso es todo! Así que ahora, gracias a todo eso, ¡es realmente divertido y solo divertido!

(1) Centro de recursos, pericia y rendimiento deportivo que participa en la red deportiva nacional de alto nivel.

Leer : “Titicaca Challenge” de Théo Curin, Malia Metella y Matthieu Witvoet, fotografías de Andy Parant (Larousse, 176 p., 19,95 €) y La Chance de ma vie (Flammarion, 304 p., 19,90 €).

Photo of Jewel Beaujolie

Jewel Beaujolie

I am a fashion designer in the past and I currently write in the fields of fashion, cosmetics, body care and women in general. I am interested in family matters and everything related to maternal, child and family health.
Botón volver arriba