Skip to content
Tiroteo masivo en Walmart: el motivo detrás del ataque en Chesapeake, Virginia, no está claro



CNN

Después de que un día de trabajo ordinario se volviera mortal en un Walmart en Chesapeake, Virginia, los sobrevivientes e investigadores están pasando el Día de Acción de Gracias cuestionando el motivo de un empleado que abrió fuego contra sus compañeros de trabajo, matando a seis antes de suicidarse fatalmente.

Los empleados se preparaban para un turno nocturno cuando un gerente abrió fuego con una pistola en la sala de descanso poco después de las 10 p. m., dijeron las autoridades.

Las autoridades identificaron a las personas asesinadas como Randy Blevins, 70, Lorenzo Gamble, 43, Tyneka Johnson, 22, Brian Pendleton, 38, Kellie Pyle, 52 y un niño de 16 años, cuyo nombre no se nombra porque es menor de edad.

Dos personas heridas en el tiroteo permanecieron hospitalizadas en estado crítico el Día de Acción de Gracias, y una víctima herida fue dada de alta el miércoles, dijo un portavoz del Hospital General Sentara Norfolk.

“Conozco esta comunidad y la conozco bien, y sé que nos uniremos y ayudaremos a las familias de las víctimas”, dijo el miércoles el alcalde de Chesapeake, Rick West, en un mensaje de video.

El tiroteo, otro ejemplo más de cómo la horrible violencia armada altera la vida estadounidense en los entornos más convencionales, ha dejado a muchos en duelo por la pérdida de seres queridos y sobrevivientes traumatizados por lo que presenciaron. A medida que comienza el largo viaje de procesar esas emociones, persisten las preguntas sobre qué podría haber llevado a los asesinatos.

Donya Prioleau estaba dentro de la sala de descanso de los empleados cuando el tirador comenzó a disparar contra sus compañeros de trabajo, dijo.

“No sabemos qué lo llevó a hacer esto”, dijo Prioleau. “Ninguno de nosotros puede entender por qué sucedió”.

El pistolero fue identificado como Andre Bing, quien trabajaba como “líder de equipo” durante la noche. El hombre de 31 años había estado trabajando para Walmart desde 2010, dijo la compañía.

Bing disparó a tres de los amigos de Prioleau “antes de que yo saliera corriendo. La mitad de nosotros no creíamos que fuera real hasta que algunos de nosotros vimos toda la sangre en el piso”, dijo.

Dos víctimas asesinadas y el tirador fueron encontrados en la sala de descanso, mientras que otro fue encontrado en el frente de la tienda, dijeron funcionarios de la ciudad de Chesapeake, y otros tres murieron en el hospital. Las autoridades están tratando de determinar el número exacto de heridos, ya que algunas personas pueden haberse trasladado a los hospitales.

El motivo del tiroteo seguía sin estar claro el miércoles, dijo el jefe de policía de Chesapeake, Mark Solesky.

La violencia del martes fue al menos el tercer tiroteo masivo en Virginia este mes, según el Archivo de Violencia Armada, y se produce en medio del dolor que muchas personas en todo el país están soportando este Día de Acción de Gracias, ya que sus seres queridos se perdieron o resultaron heridos en tiroteos.

A solo 170 millas al oeste de Chesapeake, un estudiante de 22 años de la Universidad de Virginia en Charlottesville supuestamente abrió fuego contra sus compañeros el 13 de noviembre y mató a tres de ellos en un autobús que regresaba al campus de una excursión a Washington, DC.

Durante el fin de semana, un joven de 22 años disparó y mató a cinco personas en un club nocturno LGBTQ en Colorado Springs, Colorado, e hirió a otras 19, dijeron las autoridades. Y hace seis meses el jueves, un pistolero en Uvalde, Texas, mató a 19 estudiantes y dos profesores, una tragedia en la que las víctimas aún buscan respuestas.

“¿Cómo celebras cuando estás devastado? ¿Cómo das gracias, cuando ya no tienes nada que dar? ¿Cómo finges y sonríes cuando te despiertas llorando?, escribió Brett Cross el jueves sobre su sobrino, Uziyah García, quien fue asesinado en Uvalde.

En general, EE. UU. ha sufrido más de 600 tiroteos masivos en lo que va del año, según el Archivo de Violencia Armada. Tanto la organización sin fines de lucro como CNN definen los tiroteos masivos como aquellos en los que se dispara a cuatro o más personas, sin incluir al agresor.

Hablando de la epidemia, la exrepresentante estadounidense Gabby Giffords, que resultó gravemente herida en un tiroteo masivo en 2011, tuiteó una petición de reformas en la víspera del Día de Acción de Gracias: “No podemos seguir siendo la nación de la violencia armada y los tiroteos masivos. No podemos vivir así. Debemos actuar”.

En Chesapeake, el horror comenzó menos de una hora antes de que la tienda cerrara después de un ajetreado día de compras navideñas.

Jessie Wilczewski, quien fue contratada recientemente, le dijo a CNN que estaba en una reunión programada regularmente en la sala de descanso cuando vio al tirador en la puerta apuntando con un arma.

Inicialmente, no pensó que lo que estaba viendo fuera real, pero luego sintió que su pecho palpitaba y sus oídos zumbaban cuando estalló un torrente de disparos, dijo. Al principio, “no se registró como real”, dijo, hasta que el sonido de los disparos resonó en su pecho.

Wilczewski se escondió debajo de una mesa mientras el pistolero caminaba por un pasillo cercano. Podía ver a algunos de sus compañeros de trabajo en el piso o acostados en sillas, todos inmóviles y algunos probablemente muertos, dijo. Se quedó porque no quería dejarlos solos.

“Podría haber salido corriendo por esa puerta… y me quedé. Me quedé para que no estuvieran solos en sus últimos momentos”, dijo Wilczewski en un mensaje a las familias de dos víctimas.

Cuando el tirador regresó a la sala de descanso, dijo Wilczewski, le dijo que saliera de debajo de la mesa y se fuera a casa.

“Tuve que tocar la puerta que estaba cubierta (de sangre)”, dijo. “Solo recuerdo agarrar mi bolso y pensar: ‘Si me va a disparar por la espalda, bueno, tendrá que esforzarse mucho porque estoy corriendo’, y lo reservé. … y no me detuve hasta que llegué a mi auto y luego tuve un colapso”.

Tiroteo masivo en Walmart: el motivo detrás del ataque en Chesapeake, Virginia, no está claro

Briana Tyler, también una empleada recién contratada, acababa de comenzar su turno cuando estallaron los disparos.

“De repente escuchas pa pa pa pa pa pa pa”, dijo Tyler a CNN, y agregó que vio balas volando a solo centímetros de su cara. “No fue una ruptura entre ellos donde realmente podrías tratar de procesarlo”.

El tirador tenía una «mirada en blanco en su rostro» mientras miraba alrededor de la habitación y disparaba a las personas, dijo Tyler.

“Había gente tirándose al suelo”, dijo. “Todo el mundo estaba gritando, jadeando, y sí, simplemente se alejó después de eso y continuó por toda la tienda y siguió disparando”.

El tirador mostró un comportamiento perturbador en el pasado, dijeron otros empleados.

Shaundrayia Reese, quien trabajó con el tirador de 2015 a 2018, lo describió como un solitario.

“Él siempre decía que el gobierno lo estaba observando. No le gustaban las redes sociales y tenía cinta negra en la cámara de su teléfono. Todos siempre pensaron que algo andaba mal con él”, dijo Reese.

Joshua Johnson, extrabajador de mantenimiento de la tienda, dijo que el tirador había hecho amenazas siniestras si alguna vez perdía su trabajo.

“Dijo que si alguna vez lo despedían de su trabajo, tomaría represalias y la gente recordaría quién era”, dijo Johnson.

Ni Johnson ni Reese informaron a la gerencia de ninguna preocupación sobre Bing, dijeron.

En un comunicado, Walmart dijo que estaba trabajando con la policía local en la investigación.

“Sentimos tragedias como esta de manera personal y profunda. Pero este es especialmente doloroso porque nos enteramos de que el atacante era un asociado de Walmart”, dijo el presidente y director ejecutivo de Walmart US, John Furner, en un comunicado. “Toda la familia Walmart está desconsolada. Nuestros corazones y oraciones están con los afectados”.