Todos los grupos vapulean al PP en el Senado tras renunciar al conflicto contra el Congreso por la amnistía

«Ridículo». “Se necesitan cooperadores”. «Broma». «Es una broma». «Griego.» «Pastel mental». «Insolación». Son sólo algunos ejemplos de las expresiones utilizadas este jueves por los senadores ante el llamamiento urgente del PP al Senado para «suspender» el conflicto de competencias contra el Congreso que había impulsado el partido de Alberto Núñez Feijóo para intentar paralizar la ley de amnistía. Cuando llegó el momento de recurrir ante el Tribunal Constitucional, el PP ha dado marcha atrás para diversión (y enfado) de los demás grupos.

El PP lleva meses movilizando a la Cámara Alta para intentar frenar la ley de amnistía antes de su aprobación definitiva en el Congreso, prevista para finales de mes. Los de Feijóo han citado a peritos, han solicitado informes al Consejo General del Poder Judicial que mantienen bloqueados desde hace más de cinco años, han exigido dictámenes jurídicos ‘ad hoc’ a los letrados de la Cámara para tildar de ilegales las parlamentarias procedimiento seguido por la Cámara Baja y han convocado sesiones plenarias extraordinarias para avanzar en la impugnación de las actuaciones de la Mesa del Congreso.

Todo en vano, porque este jueves el Senado ha “suspendido” por tiempo indefinido el conflicto de competencias planteado. Y no parece que vaya a reactivarse antes de la aprobación definitiva de la amnistía, por lo que, de hecho, el Pleno de la Cámara Alta se ha retado.

Eso sí, casi sólo con los votos del PP, porque la mayoría de los grupos han optado por ausentarse de la votación para no acompañar a los de Feijóo en la decisión. El resultado: 143 ‘sí’ (todos del PP, que cuenta con 144 senadores), un ‘no’ (de un senador socialista) y dos abstenciones (de un socialista y otra del PP). Estos tres últimos, todos por error.

Ni siquiera Vox ha acompañado al PP en su estrategia. Por el contrario, el partido de ultraderecha fue el primero en intervenir en el pleno de este martes y ha atacado sin piedad al partido de Feijóo por lo que consideran un «ejemplo de cómo el PP es incapaz de defender al Estado hasta el final». del derecho, la legalidad y la unidad nacional”. La senadora Paloma Gómez ha lamentado que el PP diga «una cosa en campaña» para «hacer la contraria después de los catalanes». “Los votantes del PP en Cataluña ya han sido defraudados. «Es la misma vieja historia», dijo, llamando a los senadores de derecha «colaboradores necesarios» del movimiento independentista.

La de Vox ha sido una dura intervención con el PP. El resto de portavoces han pasado de la jocosidad al enfado en intervenciones muy breves que han estado lejos de consumir el tiempo reglamentario. Carla Antonelli (Más Madrid) les ha pedido que «acepten de una vez por todas» que el supuesto conflicto de atribuciones «se acabó». “Están haciendo el ridículo con el uso espurio de la Cámara Alta”, concluyó.

Desde el PNV, Estefanía Beltrán de Heredia ha tildado el Pleno de este jueves, convocado expresamente este martes por el riesgo de que caducara el procedimiento, de «filfa» y «broma». “Ustedes en ningún momento tuvieron la intención de acudir al Tribunal Constitucional”, les espetó. “Lo hicieron porque tenían a la gente de Vox pisándoles la nuca. Tenían que ganar tiempo. “Han utilizado el Senado como su finca privada”, acusó.

En términos similares se ha expresado Josep Lluís Cleríes, de Junts, que ha optado por expresarse en castellano en lugar de catalán. “Cuando uno tiene mayoría absoluta y hace el ridículo, hace el ridículo absoluto”, les dijo, calificando todo el proceso de “asqueroso”. ERC Y EH Bildu han optado por no participar en el debate.

Y desde el PSOE, Francisco Fajardo ha aprovechado su tiempo para regodearse del retroceso emprendido este jueves por el PP, al que ha concedido el «derecho a hacer el mayor tonto que se haya visto en este Senado». «Hay un impasse mental en los dirigentes del PP», sostuvo.

«Feijóo los ha dejado tirados, los ha usado como clínica y los ha tirado a la basura», ha dicho, para recordar el «gol en propia puerta de la plantilla» que representó el informe de la Comisión de Venecia y que el PP no ya no argumenta en su oposición a la amnistía.

«Ninguno de los diputados ha interpuesto recurso de amparo» contra la tramitación de la norma, les recordó el senador socialista. «Ha pasado el plazo», ha pinchado, para recordar que «la abogada superior» del Senado ha dado por «contestada» «la petición» del Senado, al contrario de lo que piensa el PP.

“Están muy asustados. «Tienes mucho miedo porque no quieres ir al Tribunal Constitucional porque sabes lo que te va a pasar», dijo Fajardo, quien calificó el escrito del PP como una «rabieta de niño», de cuyo «material e intelectual autor”, afirmó. Sufrió “una insolación” en su día.

El encargado de defender la posición del PP ha sido Antonio Silván. “La pregunta que todos tenemos que hacernos es por qué estamos aquí”, comenzó, ante el consuelo de los demás grupos que aplaudieron frenéticamente porque una de las quejas era, precisamente, el absurdo del pleno de hoy.

«Sí, sí. Ríete. Ríe, ríe, ríe como hooligans», respondió simplemente el senador.

Silván ha acusado a la Mesa del Congreso de los Diputados de no haber «cumplido con su obligación» y de «saltarse las normas». El PP alega que no es la Mesa la que tiene que responder a la petición del Senado para que el Congreso retire el proyecto de amnistía por tratarse de una «reforma constitucional encubierta», sino el Pleno. Y, como no lo ha hecho, el Senado no lo da por contestado, aunque los abogados de la Cámara sí consideran que sí lo ha hecho.

El senador del PP ha defendido «dejar el conflicto en suspenso» lo que «no significa» que renuncien a «la interposición de todos los recursos posibles» contra la amnistía. Eso sí, sin especificar ninguno. Ni el cómo ni el cuándo.

Next Post

Welcome Back!

Login to your account below

Retrieve your password

Please enter your username or email address to reset your password.