Skip to content

GRAMOAbandonar el trabajo policial para cultivar maracuyá podría considerarse un cambio de carrera poco convencional, pero eso es lo que hizo Sergio Quijada Domínguez cuando una afección cardíaca hereditaria lo obligó a retirarse a la edad de 32 años después de 14 años en la Guardia Civil de España.

Quijada, que tiene alrededor de 1.500 plantas en su finca cerca de Vélez-Málaga, en el sur de España, descubrió que era bueno cultivando maracuyá; lo que le faltaba era el conocimiento para venderlas.

“Era la herramienta que me faltaba”, dice. “Tenía mi producto y quería venderlo directamente al consumidor, pero no tenía forma de hacerlo y los distribuidores normales aumentaban mucho el precio”.

Fue el hombre que entregó sus cajas de embalaje de cartón quien le sugirió acercarse a CrowdFarming, una ventanilla única para manejar la administración y la logística y vincular a los clientes directamente con los agricultores.

CrowdFarming fue fundada en 2017 por el agricultor de naranjas Gonzalo Úrculo y su hermano Gabriel, que querían obtener un precio justo por sus productos eliminando a los intermediarios. El sitio ahora alberga 182 granjas en 12 países con 500.000 consumidores.

“En el sistema convencional, el supermercado decide el precio final de venta en función de lo que el consumidor está dispuesto a pagar”, dice Gonzalo Úrculo. “Esto determina lo que los supermercados pagan a sus proveedores, que a su vez tienen que tratar con otros intermediarios. Al final de la cadena encontramos a los agricultores, para quienes es una negociación de «tómalo o déjalo», ya que no tienen poder de negociación y el tiempo no está de su lado».

Tres son multitud: cómo los agricultores están recortando los supermercados | Agricultura
Gonzalo y Gabriel Úrculo: ‘Nuestras naranjas siguen siendo más baratas que el precio medio de las naranjas ecológicas en los países a los que vendemos.’ Fotografía: Cortesía de CrowdFarming

Agrega que cuando compras una naranja en un supermercado en el norte de Europa, ha estado viajando o almacenada durante al menos tres semanas. Pero con CrowdFarming, a cambio de una relación directa con el productor, el cliente obtiene un producto mejor, más fresco y, a menudo, más barato.

“Solo recogemos naranjas cuando se necesitan”, dice. “Usted envía su pedido, al día siguiente los recogemos y están con usted dentro de los tres días. Además, gano cinco veces más de lo que ganaría en el mercado abierto. Dicho esto, nuestras naranjas siguen siendo más baratas que el precio medio de las naranjas ecológicas en los países a los que vendemos».

A los tres años de crear el sitio web de CrowdFarming, Úrculo pudo dejar su trabajo diario y concentrarse en administrar la granja de naranjas orgánicas de los hermanos en Valencia.

A sus clientes, en su mayoría del norte de Europa, les gusta visitar la granja y cuando la enfermedad obligó a los hermanos a replantar 10.000 árboles, a alguien se le ocurrió la idea de pedirles a los clientes que los adoptaran. En un año, todos los árboles habían sido pagados. En toda la plataforma se han adoptado 188.842 árboles, plantas o campos.

Kelly Go trabajó con CrowdFarming desde el principio cuando estableció su negocio Auro Chocolate en Filipinas. Ella compra granos de cacao de una serie de cooperativas y realiza el proceso de fermentación y secado antes de pasar a hacer chocolate.

“Pagamos a los agricultores entre un 30 y un 50 % por encima del precio de mercado de los productos básicos”, dice Go. “En comparación con un agricultor de África occidental, nuestros agricultores ganan casi el doble. También pagamos por su certificación como agricultores orgánicos. Una vez que están certificados obtienen una prima adicional. También llevamos a cabo programas de capacitación y ayudamos a los agricultores a participar en competencias para obtener más reconocimiento”.

Auro produce alrededor de una tonelada de chocolate al día y vende alrededor del 70% en Filipinas. Al igual que otros en la plataforma CrowdFarming, su principal cliente internacional es Alemania, donde la demanda de productos orgánicos es alta.

En Cammarata, en el centro de Sicilia, Nicola De Gregorio utiliza variedades de cereales ancestrales para producir su pasta artesanal Fastuchera. El grano cosechado de las variedades tradicionales sicilianas tumminìa y russulidda se muele y la pasta se seca de forma tradicional durante varios días, a diferencia de la pasta convencional que se seca rápidamente, a altas temperaturas.

De Gregorio se unió a la plataforma CrowdFarming en 2019 y dice que “me ayudó a superar el Covid al tener una relación directa con los clientes”.

La mayoría de los clientes de Fastuchera están en Alemania, Austria y Suiza, y De Gregorio dice que a menudo visitan la granja, especialmente aquellos que han adoptado campos de trigo.

“La gente está dispuesta a pagar más porque saben que están apoyando una forma de agricultura que minimiza el impacto ambiental y donde el énfasis está en la calidad”, dice.

Tres son multitud: cómo los agricultores están recortando los supermercados | Agricultura
Nicola De Gregorio: ‘La gente está dispuesta a pagar más por la calidad.’ Fotografía: Enzo Fratalia/Cortesía de CrowdFarming

La agricultura sostenible es algo que Quijada, que vende su maracuyá principalmente a clientes en Bélgica, Francia y Alemania, también valora y dice que la plataforma comparte esa filosofía.

Además de facilitar el contacto entre productores y consumidores, CrowdFarming minimiza el impacto ambiental al reducir al mínimo el transporte.

“Por supuesto, no puedo competir con Colombia o Vietnam, donde la maracuyá crece de forma silvestre, pero Europa es grande, lo suficientemente grande como para comprar todas las maracuyás, aguacates o mangos que cultivamos en España”, dice Quijada.

En la cadena de suministro tradicional, los agricultores venden a intermediarios, quienes transportan los productos a sus depósitos de almacenamiento y luego los venden a una cadena de supermercados, que los distribuye a las tiendas locales. Entonces el consumidor tiene que viajar al supermercado. CrowdFarming envía directamente del agricultor al consumidor y la plataforma garantiza que los diferentes pedidos al mismo destino se agrupen para que los camiones estén siempre llenos.

El sistema es beneficioso para productores y consumidores y para el medio ambiente, dice Úrculo. “Comprar alimentos directamente de los agricultores es el acto cotidiano más poderoso disponible para cualquier persona para crear un impacto social y ambiental positivo”, dice.