Von der Leyen hace cuentas para repetir mientras Costa sobresale en la carrera por el Consejo Europeo

Las urnas se han cerrado y la polvareda se asentará en las próximas semanas (más de 90 eurodiputados no están inscritos en ningún grupo político), pero ya podemos ver un poco más allá del camino que ha recorrido el gobierno alemán. Úrsula von der Leyen para repetir como presidente de la Comisión Europea.

La primera cita llegará la noche del 17 de junio. Ese día los dirigentes nacionales tendrán una Cena informal para analizar el resultado. electoral y poner sobre la mesa los nombres de las personas a las que apoyarán y de aquellas a las que de ningún modo querrán ver en altos cargos europeos. Von der Leyen es favorita porque el Partido Popular es la única fuerza europeísta que está creciendo, porque es el grupo más numeroso en el Parlamento Europeo, porque su mandato tiene más luces que sombras (acumuladas en el último año) y porque casi la mitad de los jefes de estado o de gobierno son populares.

Lo que salga de los postres de esa cena será recalentado para servirse nuevamente en un cumbreya es formal y ordinaria, la 27 y 28 de junio. Ese día debería redirigir a Von der Leyen o, descartado, buscar otro nombre. En los últimos días ha ido creciendo el consenso sobre la idea de dejar que el Consejo Europeo pase vivo las urnas y ver si consigue el apoyo de 361 eurodiputados. En 2019, cuando tenía más de 440 sobre el papel, solo le sobraban nueve y había unos 40 ultraderechistas menos. Luego perdió a buena parte de los ambientalistas.

Ése es el escenario más probable, pero el avance electoral en francia, con la primera vuelta de las elecciones legislativas dos días después de esa cumbre, arroja dudas sobre si el francés Emmanuel Macron va a apoyar a un supuesto oponente. El correctivo sufrido por los socialdemócratas alemanes, por otra parte, y la victoria de la CDU (el partido de Von der Leyen), que crece hasta el 30% de los votos, lo refuerzan.

A la cumbre asisten 27 personas, pero no todas tienen la misma influencia ni el mismo poder. Al presidente de la Comisión propuesto por el Consejo Europeo, si no hay consenso, por mayoría cualificada, no por unanimidad. Eso significa Se requiere el voto afirmativo de al menos el 55% de los Estados miembros. y que estos representar al menos el 65% de los ciudadanos. Es muy probable que Von der Leyen alcance esas cifras, a menos que los grandes acuerden lo contrario. Si este pacto se concreta, Scholz, Macron, Meloni, Sánchez y Tusk serán las voces principales.

Ningún jefe de gobierno se ha opuesto abiertamente todavía a Von der Leyen, pero no es normal hacerlo en público. Si cae, lo hará como su compatriota Manfred Weber, que se vio presidente de la Comisión Europea en 2019 por ser el candidato del Partido Popular Europeo y al que Macron vetó. Eso no impide que en la cumbre se mencionen otros nombres y sin oponerse abiertamente a Von der Leyen, algunos decide apoyar candidatos alternativos.

Tras la reestructuración de la empresa alemana o la búsqueda de un sustituto para proponer al Parlamento Europeo (Macron quiere Mario Draghi(pero es una apuesta arriesgada para muchos porque puede resultar difícil de controlar y porque les quitará protagonismo), se decidirán los próximos altos cargos. Un alemán y un conservador en la Comisión Europea debería significar un socialista y sureño en el Consejo Europeo. El gran candidato, que cuenta con el apoyo de su gobierno conservador, es El socialista portugués António Costa, que también es propuesto por socialistas y ecologistas en el Parlamento Europeo. Pero necesita que su nombre salga ileso de la saga de corrupción en la que parecía involucrado. Muchos países, especialmente los escandinavos, nunca aceptarían a una persona con posibles casos de corrupción sin resolver a sus espaldas. Si Costa cae, el nombre del jugador empieza a sonar con fuerza. El italiano Enrico Letta.que además cumple los requisitos de haber sido jefe de Gobierno, ser del sur y socialdemócrata.

El tercer alto cargo a repartir es el de sucesor de Josep Borrell como Alto Representante. Con la distribución ideológica sobre la mesa, debería ser un liberal, a menos que los populares se hayan echado en brazos de la italiana Giorgia Meloni. Si es liberal, el gran favorito es La primera ministra estonia, Kaja Kallas. Detrás de ella aparecen los ministros de Asuntos Exteriores polacos (Radek Sikorski) y Luxemburgo (Xavier Bettel) y desde ayer el recientemente dimitido (todavía en el cargo) Primer Ministro belga Alejandro de Croo. Kallas es uno de los favoritos, al igual que podría serlo la primera ministra danesa, Mette Frederiksen, como alternativa a Costa, pero resulta poco creíble en Bruselas que un gobernante en ejercicio deje el cargo para saltar a las instituciones comunitarias.

Las derechas ganan, Sánchez aguanta el calvario y Europa frena la amenaza ultra

ver más

Las negociaciones no acaban ahí porque no todas las carteras tienen el mismo peso en la Comisión Europea. España aspira a obtener un vicepresidente ejecutivo con competencias en Energía y Clima para Teresa Ribera y Francia quiero un poderoso Portafolio de Mercado Interior con experiencia en la industria y, sobre todo, la industria militar, para Thierry Bretón. No son lo mismo paquetes como este, ni carteras potentes como la de Competencia o Economía (a la que apuntan los italianos), u otras muy ligeras como la de Innovación o la que gestiona la administración, los recursos humanos y los presupuestos para el funcionamiento de las instituciones comunitarias. . La ampliación, que en esta última legislatura no pesó casi nada, será ahora una de las poderosas porque tendrá que cargar con todo el expediente ucraniano. El polaco Radek Sikorski, de no ser elegido Alto Representante, es uno de los principales candidatos a esa cartera.

Si los favoritos fueran los que tomaran las posiciones, ya podríamos hablar de una trío de Von der Leyen en la Comisión Europea, Antonio Costa en el Consejo Europeo y Kaja Kallas o Alexander De Croo en la diplomacia comunitaria. Después de ellos, Francia, España y Polonia deberían obtener carteras potentes. E Italia si Meloni juega el juego de los partidos de centro. La primera dos años y medio de presidencia del Parlamento Europeo sería para el popular maltesa Roberta Metsola, quien continuaría en la presidencia. El segundo dos años y medio podría ser para el Español Iratxe Gaspar si se reedita el pacto que italianos y españoles firmaron en 2019, por el que Gaspar encabezó el grupo y el ya fallecido David Sassoli presidió el Parlamento Europeo durante los dos primeros años y medio.

Pero estas cumbres las lleva el diablo. Si Charles Michel y Josep Borrell eran favoritos en 2019 en todas las quinielas, nadie se esperaba que la ministra de Defensa alemana, Úrsula Von der Leyen. Cuando Macron cogió el teléfono para llamar a Jean-Claude Juncker, según los rumores, respondió: “¿Ursula Von der quoi?”

Next Post

Welcome Back!

Login to your account below

Retrieve your password

Please enter your username or email address to reset your password.